El templo empezó como simple ermita, probablemente a finales del siglo XVI, dada la lejanía de la localidad con respecto a la Iglesia de La Concepción de La Laguna. El edificio actual deriva de aquella, pero con numerosas transformaciones

Iglesia de tres naves separadas por arcos rebajados en cantería sobre pilares toscanos de sección cuadrada, destacando el robusto arco toral de medio punto (realizado entre 1747 y 1759) que separa la nave principal del presbiterio, elevado sobre gradas, al igual que la capilla mayor. Los artesonados que cubren las tres naves son de par y nudillo, sin decoración, salvo en los dobles tirantes con ligera decoración de lacería que refuerzan los muros. Las tres capillas de la cabecera poseen artesonados ochavados con decoración de lacería en el almizate. El coro, fabricado en 1786-1787, volvió a realizarse en 1906; la capilla bautismal en 1831 y el piso de piedra es de 1889.

Al exterior la fachada principal muestra una cierta asimetría con el cuerpo de la espadaña en cantería separando la nave central de la Epístola, con un doble arco de medio punto para campanas. La portada principal de cantería se eleva sobre una escalinata curva, mientras que en los laterales destaca un óculo, y en el lado opuesto el volumen de la torre, con tres cuerpos, rematado por un agudo chapitel.

Los paramentos exteriores de mampostería presentan resaltes en sillares de cantería traduciendo exteriormente las capillas y las esquinas del templo, abriéndose varias ventanas de medio punto y ventanillos que se distribuyen rítmicamente en los paramentos. En el lado de la Epístola una segunda portada presenta arco de medio punto rematado por un frontón triangular. Las naves poseen cubiertas independientes de teja árabe a dos aguas, mientras que las respectivas capillas muestran tres faldones (las laterales) y cuatro la mayor, a mayor altura.

El 27 de junio de 2006 se declara Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, la Iglesia de San Bartolomé de Tejina y los Bienes Muebles vinculados a la misma