La Ermita de San Juan Bautista forma parte de una finca histórica y de cierta importancia de la localidad de Bajamar. Data de 1628 y estuvo bajo el patronato del gobernador y Capitán General de la provincia de Canarias, sobrino de las hermanas fundadoras María y Catalina de Vargas, hijas de Agustín Rengifo de Vargas. Después de la segunda mitad del siglo XVII, pasó a ser herencia y patronato de la familia Tabares.

De reducidas dimensiones, forma cuadrangular, muy baja, y con techo de madera; la imagen titular es de talla y de la época de su fundación.

La Ermita de San Juan Bautista forma parte de una finca histórica y de cierta importancia de la localidad de Bajamar. Data de 1628 y estuvo bajo el patronato del gobernador y Capitán General de la provincia de Canarias, sobrino de las hermanas fundadoras María y Catalina de Vargas, hijas de Agustín Rengifo de Vargas. Después de la segunda mitad del siglo XVII, pasó a ser herencia y patronato de la familia Tabares.
De reducidas dimensiones, forma cuadrangular, muy baja, y con techo de madera; la imagen titular es de talla y de la época de su fundación.