En el siglo XVI el primer propietario de la casa original fue el Teniente y Bachiller Nuño Núñez, primer marido de Mencía Díaz de Clavijo. Está se casó en segundas nupcias con Juan de Anchieta, escribano público y jurado de Tenerife. Estos serán los progenitores del universal Padre José de de Anchieta, que le da nombre al inmueble.

El 14 de marzo de 1986 se declaraba Monumento histórico-artístico de interés para la Comunidad Autónoma la Casa del Beato Padre Anchieta.

Si bien la historia ha confirmado que no se trata de la casa natal del jesuita y misionero que marchó a Brasil a ejercer su labor evangelizadora, consta que en ella vivió sus primeros 14 años de vida. Descendientes de los Anchieta heredarán por mayorazgo el inmueble, y emparentan con la familia Castilla a finales del XVII. Fue además la vivienda del poeta Manuel Verdugo (1877-1958); en 1962 fue ocupada por el Colegio Mayor Femenino “Virgen de Candelaria”; y hasta 1987 sede de la Escuela de Actores de Canarias.

La Casa de Anchieta responde a la tipología tradicional de distribución de volúmenes a dos alturas, con cubiertas de teja y organizados en torno a un patio central, con escalera lateral en el segundo cuerpo. La casa se asienta sobre una parcela de forma trapezoidal y posee tres fachadas: la principal con frente a la Plaza del Adelantado, donde se sitúa el acceso a la vivienda y sus dependencias más importantes;

La fachada lateral con frente a la calle Las Quinteras y la trasera, con frente a una pequeña plaza de nueva creación y que fue antigua huerta de la casa.

El inmueble que conocemos es resultado de una profunda restauración municipal llevada a cabo en los primeros años de este milenio. Su fachada, de estilo neoclásico, se debe a la reforma realizada en 1905, con planos del arquitecto Mariano Estanga; y que sustituyó la asimetría de los huecos del inmueble original, que -por otra parte- todavía se vislumbra en la fachada lateral que se ve desde la calle Quinteras.

Su interior fue adaptándose en el siglo XIX y XX a los usos del edificio. Pero actualmente son reconocibles la antigüedad de algunos elementos de los siglos XVI y XVII como: muros de carga, cubiertas, techumbres en par y nudillo, patio, y bodega en semisótano.